Factores de nutrición que afectan a la salud

Mantener nuestra salud tiene mucho que ver con los hábitos que deberíamos mantener para sentirnos bien, los buenos alimentos, la actividad física y mental, además de un buen aseo serán muy importantes para todas las edades. Con los años, estas necesidades cobran más importancia y quizás fuera la ocasión perfecta para pensar que es lo que mas nos conviene.

Una adecuada alimentación diremos que es imprescindible para los seres humanos, siempre que vigilamos nuestra alimentación va a ser bastante más complicado que nos pongamos malos. Siempre que a nuestro organismo le suministramos nutrientes que para nada le le vienen bien, podríamos ponernos enfermos.

Dependiendo de nuestra edad es aconsejable una clase de dieta diferente. Cuando nos vamos a centro depilacion medico haciendo mayores la exigencia de nutrientes va a ser menor,debido a el desgaste de la musculatura. Sin embargo deberíamos en ciertas ocasiones subir la cantidad de vitaminas y minerales. Eso quiere decir que los hombres y las mujeres que son mayores tienen que tomar muy pocas grasas y a cambio acrecentar  la cantidad de verduras, cereales y frutas.

De ninguna manera va a ser necesario que el doctor nos aconseje con el fin de modificar nuestras costumbres nutricionales, nos tendríamos que adelantar y de este modo le haremos un favor a el cuerpo.

Seguramente solo necesitemos hacer pequeños cambios. La comida en ningún caso debe de llegar a ser un dilema, además tampoco tendríamos que pensar que las modificaciones que realicemos nos vayan a privar del placer de las comidas, debemos pasarlo bien con la comida dándonos cuenta de aquello que nos podría desfavorecer. Podemos elaborar menus distintos y apetitosos con todos los productos sanos que descubrimos dentro de los supermercados.

Al organismo le va a sentar fenomenal que realicemos algún tipo de actividad física. De esta manera tendremos menos incidencias de cara a nuestra salud y seremos más alegres. Pasar mucho tiempo sentado puede provocarnos ciertas afecciones como la hipertensión o la obesidad.

Practicar ejercicio físico de ninguna manera implica cansarse, hemos de empezar pausadamente y aumentaremos el ritmo sin llegar a forzar el cuerpo.  Si somos mayores en ningún caso necesitaríamos asistir a un centro deportivo, también sería bueno jugar a la petanca ó caminar por el campo. Lo primordial es mantenerse en movimiento. Si somos mayores de sesenta o tal vez en ningún caso hacemos ejercicio diremos que es mucho mejor ir al doctor con el fin de que nos dirija.

El ejercicio fisico acerca a las personas de igual forma que incentiva nuestra mente. Si los humanos se reunen para realizar actividades deportivas se crea un ambiente de compañerismo. Se ayudan unos a otros, surgen chistes y puede ser fácil hacer amigos en este ambiente.

Para terminar diremos que si queremos tener la mente en buena forma tenemos que usarlo.Los sujetos diligentes y minuciosos conservan mucho mejor las facultades al pasar los años que aquellos que de ningún modo han fomentado su mente mucho. La capacidad intelectual la podemos aumentar en cualquier etapa de la vida, sin duda muchas personas realizan ejercicios para la mente cuando llega su jubilación ya que en ningún caso pudieron en su juventud.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Debemos comprender que la inapetencia es una fase normal de los niños

Somos un matrimonio bastante joven que llevamos un tiempo juntos de tal forma que pensamos un día

de verano coincidiendo que nos encontrábamos descansando en el sur, que diremos que es el lugar que escogimos para ir de unas vacaciones este verano, tener un niño. Inicialmente pensamos que quizás era un poco precipitado, y después determinamos afrontar la situación y llevarla a cabo. Después de 12 meses ya tenemos el crío y como no sabemos como cuidar a un niño pequeño tenemos que consultar en la red, sobre todo en páginas webs, blogs, foros, etc, y de ese modo descubrir de que forma actuar en algunas situaciones del día a día, por ejemplo de que modo comer, sentarse, dormir e incluso que está pidiendo cuando llora.

Descubrimos mi esposa y yo que una dieta sana puede ser lo mejor de cara a alimentar a nuestro niño con productos que en las canastillas ya venían con muestras.

Después de una etapa con alimentación totalmente líquida, comenzar a incorporar otros nutrientes es una tarea realmente extraordinario.

Cuando llegamos a ese punto, ya tenemos la práctica suficiente para poder descubrir lo que precisa cuidado en su día a día.

Lo más esencial es que los productos lleguen a ser de calidad y además estén en un buen estado de conservación. También hemos determinado que nuestro pequeño tenga cuchillo, tenedor y cuchara para el sólo y además otros recipientes destinados para elaborar la comida de nuestro hijo.

Tenemos que ayuarle a usar el cuchillo, tenedor y cuchara. Para nada debería tocar los productos ni divertirse con las comidas.

Como todos sabemos, el hombre come para vivir al igual que sin nutrientes no existe supervivencia, pero bastantes veces ignoramos las peculiaridades y finalidades de los alimentos que ingerimos. Una dieta incorrecta estropeará nuestro cuerpo con muselinas, en ningún caso se trata de la cantidad de alimento que se come sino de la distribución de los mismos. Nuestro organismo exige nutrientes los cuales le facilitarán la fuerza y sustancias necesarias con el objetivo de sostener vivientes los tejidos, crecer y moverse.

Las cosas que ingerimos proceden de 3 interesantes reinos de el universo, el animal, el mineral y el vegetal y además los nutrientes podemos clasificarlos en 2 grupos regularizadores que normalizan el funcionamiento del cuerpo del niño, los constructores que nos suministran las células primordiales a la hora de recuperar los revestimientos deteriorados además de los energéticos que conceden la energía que requiere el trajín diario del niño.

Lo cierto es que el 100% de los alimentos provienen de los animales y las plantas, sin incluir la sal y el agua.

Uno de los problemas muy comunes que encontramos los padres noveles, diremos que es el malestar que nos invade cuando el niño en ningún caso desea comer nada, en ese momento pensamos que está enfermo y recurrimos a regañinas y trucos con el objetivo de forzarle a que tome el alimento que le ofrecemos. Debemos comprender que la inapetencia es una fase normal por la que pasan la mayoría de los niños y por tanto los miedos que se tienen cuando somos padres son absurdos debido a que la falta de apetito se considera una situación que con el tiempo desaparecerecerá. Este hecho suele aparecer normalmente a partir de los primeros 12 meses, dado que los pequeños menores de 1 año suelen tener habitualmente hambre a no ser que vayan a caer enfermos o tengan un catarro. No olviden que los productos sin componentes dañinos ya sean alimentos o ropas resultan ser lo mejor de cara a el desarrollo de su pequeño.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn