huéscar joyeros opiniones

Me han regalado unos gemelos con el escudo de mi apellido que son preciosos. Buen trato con el cliente y por whatsapp te aclaran todas las dudas. Desde los comienzos de la humanidad las esclavas, sortijas, gargantillas, pulseras, etc. se han ideado tanto para chicas como para chicos, en casi todos los continentes. Siempre se han utilizado para acentuar la belleza de las personas y como ornamento.

Las primeras manifestaciones del uso de piezas de joyería provienen de El primer continente habitado por el ser humano, en concreto durante el período anterior a la Historia del ser humano.

Hace apróximadamente 7.000 años se empezaron a ver las primeras alhajas de un metal muy dúctil, maleable y de color rojizo.

Durante la civilización que nació al aguparse los asentamientos ubicados en las en las riberas del cauce medio y bajo del nilo las joyas representaban un bienestar económico y asimismo poder dentro de la iglesia.

En la civilización griega de la antigüedad no solían llevar sortijas, colgantes, brazaletes, aretes, etc. y no obstante si usaban alhajas era para situaciones especiales. Se solían dar como regalo y por supuesto las señoritas llevaban piezas de joyería para exhibir su belleza y mostrar su poder adquisitivo.

Cuando los romanos ocuparon el continente europeo, se inició un cambio en la joyería. La pulsera personalizada que más éxito tuvo era el prendedor, así llevaban las prendas más adornadas. Usaron esmeraldas, jáde, zafiros, carey, perlas, bronce, oro, etc., debido a que disponían de abundantes recursos dentro del continente. Creaban pendientes, brazaletes, cierres y collares. Además de que fabricaron joyas que cuelgan de un cordel y se rellenaban con fragancias. Las féminas lucían gargantillas, prendedores, esclavas, sortijas, aretes, etc., y sin embargo los hombres usaban anillos.

A lo largo del periodo artístico y movimiento artístico que se desarrolló en europa entre el siglo xv y xvi y el descubrimiento de América, Oceanía y la mayor parte de Africa y Asia afectaron al desarrollo de la hoyería en Europa.

Cuando napoleón fue coronado emperador de los franceses. Los especialistas en joyería fabricaron alhajas para ponerse en el cuello, en la cabeza, en las orejas, en los dedos, en las manos y en las prendas para llevar a juego.

Los cambios económicos, sociológicos y políticos y sin duda el crecimiento de la industria posibilitaron que surgiera una clase media que podía adquirir joyas.

Hoy día los nuevos métodos además de materiales han hecho que se haya innovado mucho con las joyas, y sin duda por un importe moderado.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn